[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
editorial
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
RecuerdosDeMiercoles
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

La conmovedora historia de Wendell Lira, el ganador del Puskas


Wendell Lira transitó por clubes de tercera y cuarta división de Brasil, en los que cobraba salarios inferiores a los 4000 reales (unos 1000 dólares), según él mismo ha admitido; y se quedó desempleado en julio pasado hasta que su nombre apareció en la lista de finalistas del Puskas.
"Es difícil vivir del fútbol", había declarado en una entrevista. Wendell se formó en las filas del Goiás, llegó a ganar un premio al jugador revelación en un torneo juvenil en 2006, pero una seguidilla de lesiones lo obligó a pensar en terminar con su carrera deportiva.
Llegó a dejar el fútbol y se dedicó a ayudar a su madre en la cafetería donde trabaja, pero se dio una segunda oportunidad y se enroló en el Goianesia, el club de cuarta división con el que, el pasado marzo, marcó el gol antológico que le valió el premio Puskas.
Justo después de anotar ese gol, marcado en un partido de la liga regional del estado de Goiás, el delantero fue contratado por el Tombense, de tercera división.
Su trayectoria en ese equipo fue corta. Le despidieron a los cuatro partidos porque no le gustó al entrenador y se quedó desempleado hasta noviembre pasado, cuando se conoció su nominación al galardón de la FIFA. La notoriedad que adquirió al ser incluido en la lista de finalistas del Puskas le abrió las puertas del Vila Nova, equipo de segunda división de la ciudad de Goiania, con le que firmó un contrato de un año.
El club rechazó informar del valor del contrato del jugador, pero el propio Wendell Lira contó que no gana mucho más que en su época en el Goianesia.
El otro candidato al premio era el italiano Alessandro Florenzi, de la Roma, quien le marcó al Barcelona en el estadio Olímpico por la actual Liga de Campeones. Fue un disparo desde casi mitad de la cancha que sorprendió a Ter Stegen en el 1-1.


Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar