[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
editorial
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

El Espiral N°6: "No sé"

Escribe:
Carla Giannina Jiménez
Coach Ontológico y de vida



¿Cuántas veces te sentiste en la nube cuando no sabías la respuesta a una pregunta? La salida inmediata era: “Déjame ver, creo que sí, algo he escuchado sobre eso”, y empiezas a explicar lo que crees, cuando en realidad no tienes ni puta idea.

Esa sensación y ese tipo de historias son conocidas para mí, las he vivido. Me costaba admitir que no sabía, me costaba decir: “No sé”.

Al indagar sobre este fenómeno, pude recordar episodios en mi vida que en alguna forma marcaron mi fobia a sentirme ignorante.

Uno de ellos fue cuando tuve una conversación sobre la universidad en la que estudié y mi interpretación de lo que escuché fue “haber estudiado en una universidad de provincia, te pone en considerable desventaja ante quienes egresaron de las casas de estudio ubicadas en la capital”.

De esa interpretación hice una declaración, al principio, inconsciente: “no voy admitir que no sé ante nada ni nadie” por miedo a la censura, al ridículo y al miedo a “no pertenecer”.

Todo este descubrimiento vino tras una reconstrucción lingüística que hice para encontrar la procedencia de ese miedo.

Otro momento fue durante el programa de coaching donde me formé. En un módulo explicaron algo sobre “los enemigos del aprendizaje”, alrededor de 18 enemigos, evidentemente el que encabezaba era el de “la incapacidad para admitir que no sabemos” al vislumbrarlo, caí en cuenta a cuantas posibilidades me había cerrado, al mismo sentí alivio cuando aprendí el valor de la declaración de la ignorancia: “no sé”

Actualmente, esta es una de mis frases favoritas; saber que no sé y sobretodo enunciarlo me hace sentir auténtica y humilde. Disfruto de cada situación de ignorancia, así como de declararme y reconocerme ignorante me permite reconocer que hay tanto por aprender.

Ver video: La sabiduría del vacío

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar