[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
editorial
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
RecuerdosDeMiercoles
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

Crímenes de odio


escribe:
Fernando Alberto Bravo Prado
Estudiante de Administración, con estudios de Lengua, Literatura y experiencia en comercio exterior.

Un loco ingresa a un bar, en una noche cualquiera, de un día cualquiera, armado con un rifle de asalto vendido en una tienda cualquiera, en un país que entre sus libertades permite que los hombres se armen por tradición, porque su sociedad se formó a balazos (dicen), y porque los ampara una enmienda, una suerte de derecho a la matonería (el lejano oeste convertido en estilo de vida).

Y ese loco cualquiera desata el infierno, y acribilla a cincuenta personas en medio de un holocausto repugnante, en medio de una orgía de sangre y de absurdas penitencias contenidas en un cerebro atosigado por la religión… y con todos esos dogmas bajo el brazo y con todo ese oscurantismo como bandera asesina a unas personas que se tomaban unos tragos… y Hitler sonríe desde el más allá, y todos esos idiotas que creen que un homosexual es una especie de extraterrestre impío que no debió nacer, también sonríen en secreto, y se ríen los xenófobos, y se ríen los hipócritas y los racistas, y se regocijan los cucufatos y los moralistas, y se ríe Donald Trump (por dentro y por fuera). 

Cuando una religión impulsa a los hombres a matar, deja de ser una práctica inofensiva y de guía moral para las sociedades. Cuando una religión impulsa a un hombre a matar y lo destina al odio y al crimen, deja de ser una religión y se convierte en una secta nociva que merece ser erradicada (de manera cultural por supuesto, ya que el suscrito jamás será un apologeta de la violencia).

Se necesita erradicar culturalmente a todo ese pensamiento sectario y dar de baja urgentemente a todos esos postulados estúpidos y dogmáticos que evidencian con total desparpajo lo imbéciles que somos como especie, lo manipulables que somos, lo endebles que podemos a llegar a ser en aras de una divinidad que inventamos entre pinturas rupestres, y que seguimos practicando entre Smart Phones y ruidos de modernidad.

Pero erradicar todo aquello (ahora que lo pienso) es imposible. Porque somos humanos y nuestra evolución sólo fue una fantasía que todos se creyeron, porque somos moldeables como plastilinas, porque tenemos tendencia a creer sin cuestionar, porque somos una especie que destruye su propia casa, una especie que gasta más de lo que gana porque se lo dictan subliminalmente los bancos, una especie que esclavizó a los negros y los trató como subhumanos, una especie a la que le meten el dedo en la boca todos los días y que fue obligada a una obediencia borrega; una especie que cuando se muere de hambre evidencia lo animal que es, lo saqueadora en potencia que es, y lo neanderthal que nunca dejó de ser.   
    
La población mundial ha demostrado que simplemente le es imposible aceptar que existen las diferencias, que no todas las golondrinas emigran en invierno, que no todos los tigres son de bengala, que no todos los atardeceres son tristes, que no a todos los hombres les tiene que atraer una mujer, que no a todas las mujeres les tiene que atraer un hombre.

Por las diferencias es que el mundo no ha caído todavía en el tundete pavoroso y agobiante de la monotonía. Pero no lo entienden, creen que el mundo ya está escrito, que las diferencias son la perdición, y que un mundo monócromo es más saludable y más vivible.

Ese pavor e intolerancia hacia la homosexualidad es un asco. Esa homofobia auspiciada por la religión y refrendada por la ignorancia es un mal endémico que me avergüenza como raza. Hablo de esa ignorancia que dice que un gay es un depredador sexual peligroso, hablo de esa ignorancia que dice que un homosexual es un pedófilo potencial, hablo de esa ignorancia que cree que el mundo se hizo a imagen y semejanza de un grupo de escritores del medio oriente, y que las sociedades son invariables e inmutables porque esos pantografistas de lo sagrado así lo decidieron. ¿O sea que está mal que a una mujer le guste otra mujer? ¿Pero si está bien tener un harén de veinte mujeres y a todas tratarlas como trapeadores?

Hablo de esa ignorancia que nos hace seguir consignas de moral y consignas de segregación normadas por la dictadura de los que se creen mejores, hablo de esa soberbia que nos hace creernos mejores que un mono, mejores que un león, mejores que una gaviota.

Hablo de esa intolerancia criminal que ingresa a un bar en los Estados Unidos y asesina a un grupo de personas, simplemente porque unas décadas de adoctrinamiento religioso le dijeron a un sujeto que lo iban a premiar por librar al mundo de los “pecadores”, y que esos crímenes no son crímenes porque el mismísimo director hizo lo mismo con los impíos de la antigüedad. Porque ahora resulta que está mal que un hombre sienta atracción por otro hombre, pero está bien aventar de un décimo piso a un hombre que se atrevió a sentir con libertad lo que su libertad le impulsó a sentir.

Hablo de esa tara que no nos deja aceptar que un homosexual es una persona común y corriente que decidió amar a quien le da la gana, igual que un heterosexual. ¿Hasta cuándo esa vieja moralina va a intentar seguir dictando normas de conducta? ¿Hasta cuándo esa vieja y retrógrada moralina va a seguir creyéndose perfecta y omnipotente? ¿hasta cuándo se va a tener que soportar a los pastores hablar de cómo debería ser el mundo? ¿quién les dio esa autoridad a los cucufatos? ¿Qué se han creído estos robots con turbante? ¿los amantes del fanatismo metafísico tienen órdenes de matar? (que no se laven las manos las otras religiones porque también comparten el mismo concepto 'amarrador' de sexualidades)

¿Qué es esto? ¿En qué momento nos volvimos fundamentalistas toditos y nos pusimos a señalar con el dedo a todo aquel que no tiene nuestras costumbres y nuestros deseos? ¿Por qué las personas homosexuales tienen que ser atacadas de esta manera?; y no sólo con balas, hablo también del desprecio sistemático, de la segregación sistemática, del prejuicio sistemático de creernos superiores sólo porque a nosotros sí nos atrae el sexo opuesto, y a ellos no.

No soy gay, pero si lo fuera, ¿por qué diablos un enfermo de religiones tendría que ametrallarme mientras me tomo un trago? ¿qué sociedad es esta en la que se le tiene odio a todo lo que no es viril y a todo lo que no es estrictamente femenino? ¿Qué clase de psicopatía colectiva impulsa a la gente a creerse con derecho a mandar en la alcoba de los demás?

A estas alturas pienso (mientras escribo esto y escucho a Fredy Mercury como un acto de protesta) que la mayoría debe de haber suspendido esta lectura.

Lo cual lejos de enfadarme, me agrada. Porque quizás dije un par de verdades.

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar