[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
editorial
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

El espiral No. 7: Digno ¡NO!

Escribe:
Carla Giannina Jiménez
Coach Ontológico y de vida


En el tiempo que vengo ejerciendo el coaching, uno de los grandes descubrimientos para lxs coachees es conocer el mundo del “no”; de hecho, para mí lo fue también.


Dentro de mis reminiscencias, el “no” era una palabra inapropiada porque tenía una connotación de descortesía. También creía que si lo decía, las personas no me iban a querer o aceptar, y lo que fui cimentando fueron apegos y condicionamientos que me alejaban de mi sentido de libertad y dignidad. Incluso, recuerdo que dentro de mis conversaciones con amigos, señalaba que lxs niñxs eran demasiado “crueles”; en realidad son unxs maestrxs de las declaraciones básicas como el “no”. Sin embargo, el condicionamiento del entorno por la autoridad que representan hace que se programen de una forma que los aleja de su ser auténtico que es lo que pasó conmigo y lo que pasa con la mayoría de la humanidad.

Por ello, al conocer su trasfondo y su real significado, mi sensación fue de libertad; es como si hubiese recuperado mi poder personal y mi valía.

Un “no” es tan valioso como un “sí”, que está más relacionado al compromiso. Es mas, para aprender un sí auténtico y en libertad, requerimos aprender a decir no, porque al decir no, estamos reconociendo lo que no queremos en nuestras vidas y  estamos teniendo plena conciencia y honrando lo que sí queremos.

Por otro lado, el “no”, significa que estamos rechazando “una petición” y no a la persona que nos realiza el pedido,  incluso en temporalidad un “no” se refiere a ese momento y no para toda la vida, es decir, podemos cambiar de parecer y un no se puede convertir en un sí con el tiempo; recuerda que todo cambia: las personas, las realidades y lo único permanente es el mismo cambio.

El no se expresa de diversas formas como: “Basta”, “Así no”, “No en estas condiciones” por eso te invito a decir un No en libertad, reconociendo lo que quieres en tu vida. Atrévete a nombrarlo y observa el mundo o la realidad que creas para tu vida. 


Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar