Callao violento: "Si tienes un arma... eres macho"

Foto: Diario Correo


Escribe:
Julia Schabauer
Arqueóloga

En toda ciudad-puerto existe un peligro latente, constante en sus calles, por la naturaleza de las actividades económicas que allí se desarrollan y los valores que generan. El caso del Callao sobrepasa esta condición, habiéndose convertido desde la década de los 90, en una Región técnicamente, al margen de la ley y donde la cultura de la violencia es un distintivo en un gran sector de chalacos.

Del Callao señorial de fines del siglo XIX e inicios del XX, muy poco queda ya. Su gente cambió y el paisaje urbano también. El terremoto del 40 marcó un hito en la arquitectura y urbanismo del Callao de aquél entonces. En la década de los 70, las oleadas migratorias procedentes del interior del país, configuraron anillos de pobreza en las afueras del puerto y finalmente, la crisis de los 90 , golpeó duramente la economía de los chalacos y es aquí donde se inicia la historia más negra para sus pobladores asociada a la germinación de un poder oscuro que prontamente impondría sus antivalores  más deshumanizantes para instaurar su ley y afianzar su ideología.

Pero, ¿cómo es que este poder oscuro tuvo tanto éxito  en sus propósitos de tal modo que logra penetrar en las entrañas mismas de las Instituciones encargadas de imponer y cautelar la ley, el orden y la justicia?

En los primeros años del siglo XXI, con la regionalización del país y el traslado a éstas de ingentes sumas de dinero, las regiones se convirtieron en un botín muy apreciado por los malos políticos . El Callao es “secuestrado” por un nefasto partido político y se instaura un estilo de vida que gira alrededor de la corrupción, la impunidad y la violencia como único medio para resolver conflictos.

De lo narrado anteriormente, más de dos décadas han pasado y generaciones de chalacos han crecido bajo un sistema que ha deformado los valores individuales y sociales para conseguir mentalidades afines a sus objetivos y cuyas consecuencias, hoy, desbordan la capacidad de respuesta del Estado al cual no le queda otro remedio que recurrir a medidas efectistas que no solucionan el problema de fondo que no es otro que la deformación de los valores y referentes éticos. En estas condiciones, la violencia o agresividad extrema, se vuelve un mecanismo de adaptación y supervivencia, el cual por cierto, ha cambiado a través del tiempo. El conocido Negro Candela narró alguna vez en un medio de prensa (El Trome 12/05/2016) que en su época “ los más bravos peleaban a puño limpio y para eso había que ser muy macho….hoy en día, cualquier 'flacuchento', que no mata ni una mosca, puede ser el asesino más rankeado porque las armas de fuego reemplazan las “virtudes” anteriores. Si tienes un arma…..eres macho.”

Pues bien, al margen de la influencia negativa que el poder político de turno haya ejercido en la conducta de un sector de la población,  , hay otros elementos o condiciones que favorecen también  a la violencia y a la delincuencia. En este punto, vale la pena recordar la Teoría de las Ventanas Rotas desarrollada por James Q. Wilson y George Kelling en la cual se sostiene que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato, son mayores. El deterioro de los elementos que constituyen el paisaje urbano y la falta de sanción a las faltas menores promueven la ocurrencia de faltas mayores hasta llegar a los delitos de grueso calibre.

Lamentable e injustamente,en esta tesis calza perfectamente el caso del Callao y digo injustamente, porque con los ingentes recursos que recibe cada año, debería ser una ciudad moderna, limpia, ordenada y próspera, con servicios de primera y una población con un buen estándar de vida, pero esto no es así. La ciudad ha crecido sin un debido planeamiento y la riqueza está mal distribuida y malgastada.

De los asaltos se ha pasado al tráfico de drogas, al cobro de cupos y al sicariato. Los delincuentes han “lotizado” al Callao para ejercer su hegemonía. La falta de oportunidades,para quienes no quieren ser parte de este mundo del crímen, termina obligándolos a delinquir. Existe una cadena generacional de delincuentes. Los niños imitan el actuar de sus padres. Los asesinatos por venganzas y ajustes de cuentas entre bandas son parte de la realidad cotidiana. Los motivos para asesinar tienen toda una gama de causales que van desde el “mirar” a la mujer de algún personaje importante, hasta la traición. El desprecio por la vida ha tocado tan bajo que ya no basta con matar a la persona encargada sino también a sus acompañantes.

Finalmente cabe preguntarse si tendrá solución esta problemática.

La agresividad es innata al ser humano y ésta, de manera moderada o controlada, es un mecanismo defensivo ante un peligro real o imaginario. Pero la agresividad extrema o destructiva, da lugar a la violencia.

La violencia en cambio, es aprendida, por lo tanto, se puede corregir y la forma de combatirla tiene varias aristas. La aplicación de la fuerza es una medida extrema, de corto plazo y cuya utilización es más bien una pose política, antes que una medida eficáz. La solución requiere, primero, contar con autoridades valientes, comprometidas con un verdadero cambio. Luego, realizar cambios radicales en el sistema educativo que interiorice nuevos valores y forme ciudadanos críticos. Se necesita también, ofrecer condiciones económicas favorables que promuevan la inversión y por ende el aumento de puestos de trabajo, especialmente para los jóvenes.Tema aparte consiste en recuperar el ornato, la limpieza y la estética de la ciudad.promover programas de renovación urbana e incentivar la inversión inmobiliaria para modernizar nuestro Callao.



Con estas consideraciones , creo firmemente, que es posible que el Callao recupere su prestancia como ciudad y logre el ansiado desarrollo para sus habitantes a la par de conseguir la necesaria paz social.

SÍGUENOS EN FACEBOOK
Callao violento: "Si tienes un arma... eres macho" Callao violento: "Si tienes un arma... eres macho" Reviewed by Javier Ormeño Incio on 11:24:00 Rating: 5

No hay comentarios

Tus comentarios son muy importantes