[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
editorial
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
RecuerdosDeMiercoles
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

El espiral No. 10:El poder de la tristeza

El espiral No. 10:

El poder de la tristeza


Carla Giannina Jiménez carla@wuweicoacing.com
El poder de la tristeza, está justamente en vivirla.
Gráfico de WuWei Coaching

Un momento de reflexión

"Siempre que te sientas triste, siéntate en silencio y deja que esa tristeza te invada; no trates de escapar de ella. Siéntete lo más triste que puedas. No la evites. Recuerda esto. Llora al máximo, tírate por el suelo, revuélcate... y deja que desaparezca por sí misma. No la expulses; se irá, porque nada permanece para siempre...” Osho

Años de esta vida, luché con todas mis fuerzas para que saliera de mí, no la quería conmigo, recuerdo que “la bendita” aparecía dos semanas antes de menstruar, la llamé “la saudade” y así pasaban mis días, me costaba nombrarla porque era abrir un mundo paralelo que me costaba sostenerlo.

Hasta que un día, tras la ruptura con una pareja, decidí acudir a un coach, llevaba días de la ruptura y era un “moco andante”, lo que sentí desde un comienzo, con lo poco que me decía, me acompañaba en mi dolor, hicimos un ejercicio que me hizo sentir bastante mejor y al finalizar, me dio un regalo, hasta este momento es el regalo más preciado que he podido recibir de un coach, fue más o menos así:

Yo: ¿Y cómo hago para no sentir tristeza?, ¿qué hago para sacármela? (con ansiedad)

Coach: Párate, levanta tus manos y chócalas hacia mí, y lucha!

Yo: Ok (luché como en competencia) fuerte

Coach: Para! ¿Cómo te sientes?

Yo: Agotada, me duelen los brazos.

Coach: Ok. Ahora quédate quieta, bajas las manos, yo pasaré por tu lado. (Pasó varias veces) Luego me dijo, ¿cómo te sientes?

Yo: Tranquila

Coach: Observa las dos maneras, la primera significa cuando te resiste a vivir la tristeza, la segundo cuando cesas de luchar y dejas que transite ¿cuál prefieres?

Yo: La segunda.

Coach: Las emociones no son malas, ni buenas, solo dan cuenta de algo, en el caso de la tristeza nos muestra de que “algo valioso se ha perdido”

Yo: (asombrada)


Tras esa sesión, mi vida se configuró desde otro lado, viví tanto tiempo luchando con “mi tristeza” y efectivamente lo único que lograba era agotarme. Volví a casa con una sensación de paz y tranquilidad.

La tristeza, es una emoción básica. Da cuenta de que algo o alguien “valioso” hemos perdido. Cuando la tenemos en déficit, se manifiesta nuestro ser “indolente” y en exceso nuestro ser “depresivo” y cuando nuestra tristeza está en equilibrio, emerge nuestro “ser nostálgico”. Lograr un estado en equilibrio, se debe a que se ha realizado un balance entre ambos extremos (déficit y exceso) cuando eso pasa, se ha cesado de luchar, dejando que la tristeza ingrese y viviendo la emoción tal cual; si hay ganas de llorar, se llora; si hay pensamientos recurrentes, se deja que pasen (tipo salvapantallas) sin interrumpir, si el cuerpo pide parar, se para. La tristeza es una emoción que no se queda una eternidad, solo el tiempo que necesitar estar, así como llega, intempestivamente, se va, solo trata de decirte algo.

El poder de la tristeza, está justamente en vivirla, porque ella trae un regalo, que sólo viviéndola podrás saber qué es. Mi regalo de aquél día de setiembre del 2012, fue que no todo estaba perdido, “¡estaba yo!”… que estaba esperando ser amada… así “locamente e intensamente” Ahora, cuando aparece momento “tristeza” dejo que esté, me pregunto “¿a qué se debe tu visita?, ¿qué valioso he perdido?

Les dejo una linda reflexión “La tristeza como meditación” de Osho, que lo disfrutes.

Link:https://www.youtube.com/watch?v=sZ9KIxa4kXo

Larana.pe

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar