El fujimorismo y los psicosociales, una antigua costumbre




Si en algo se especializaron los fujimoristas ni bien pusieron los pies en palacio de gobierno fue el hacer uso de los psicosociales. 

El episodio que desencadenó esta manera de sujeción mental, surgió luego del denominado "fujishock" el 8 de agosto de 1990, cuando el entonces Ministro Hurtado Miller apareció en televisión anunciando un  paquetazo económico que llevó los precios de los alimentos a cifras inalcanzables. La gasolina subió 32 veces su valor, el gas propano 27 veces, solo por dar unas cifras; el hambre se apoderó de los peruanos al punto que los supermercados tuvieron que atender con soldados sobre sus techos para evitar los saqueos, el costo social fue muy alto. 
Ya para el 3 de enero de 1991 se creaba la nueva moneda llamada el nuevo sol, equivalente a un millón de intis. La devaluación había sido brutal.

Ese verano llegó a costas peruanas el cólera,  que empezó a propalarse con mucha rapidez debido a las pésimas condiciones sanitarias en que se encontraba el sistema de salud y el agua potable.

“La improvisación del gobierno de Fujimori hizo que batiéramos el récord mundial en número de casos de cólera: en África, durante el primer mes de la epidemia en 1989, habían habido 35.606 casos y en Asia, 12.785. En Perú, tuvimos en el primer mes de la epidemia, 37.538 casos”.

Es en esta situación de emergencia sanitaria que el gobierno - a través de Segisfredo Luza - inventa el sicosocial de “las vírgenes que lloran”. Y este primero “milagro” aparece en la casa de la familia Reategui Villena, domiciliada en la Urbanización La Colonial, calle Hurtado Mendoza # 212 propietaria de una de las vírgenes con la que se inicia el show religioso un 27 de febrero. Ya para ese entonces el cólera era una epidemia nacional.

La gente asustada por las muertes que presenciaban a diario en sus barrios (pues el cólera se llevaba en cuestión de horas a las personas producto de la deshidratación violenta y de la imposibilidad de las víctimas de comprar por sus propios medios), empezaba a aferrarse a la idea de una virgen que se compadecía de ellos por su sufrimiento.

Empezaron entonces las peregrinaciones a la vivienda de esta familia y los curas cantaban aleluyas a este supuesto hecho sobrenatural. El obispo de Lima, Vargas Alzamora, sabedor de toda esta patraña, envió a investigar las causas de las lágrimas; pero el pueblo sugestionado por los titulares de la prensa chicha y de los canales de televisión no quería entender razones.

Estos eventos fueron llevando a otros, como el ocurrido el 24 de abril de ese mismo año en el centro de readaptación Hermelinda Carrera de San Miguel, en donde la religiosa Bernardina de Jesús confirmaba otro milagro. La monja aseguraba que de un cirio se había formado un cáliz y una hostia, la imagen fue visitada masivamente por cientos de minusválidos y gente con problemas de salud.

Con la población sugestionada, el 22 de abril se inician los preparativos en la casa de la señora Alicia Reategui de Villena para el 13 de mayo, día de la virgen de Fátima; hay dinero que nadie sabe de dónde sale para dar solemnidad a este acto.

Alfredo Gonzales, activo fujimoristas y por aquél entonces presidente del club Universitario de deportes llevó a los jugadores - antes de iniciar su participación en la copa Libertadores  - a visitar a la virgen para que les haga el milagro. El 25 de abril en declaraciones a la prensa, el laico Augusto Villafuerte Zavaleta señalaba que “la virgen ora por nosotros y pide a la gente que deje su vida pecadora y llora porque quiere conmovernos para que nos arrepintamos de nuestros pecados”.

Es decir, los problemas que tenía el pueblo peruano no eran responsabilidad de las malas políticas económicas adoptadas, sino de pecados cometidos por el pueblo. Los titulares de la prensa chicha jugaban a asustar al público en vez de informarlo. Como resultado se demonizó el consumo de pescado y la gente siguió muriendo.

En ese escenario político, el ministro de Salud recomendaba el consumo de pescados y mariscos cocidos, mientras que el ministro de Pesquería y el Presidente de la República hacían apariciones ante la prensa comiendo pescado crudo; el ministro de Salud recomendaba consumir sólo agua hervida y frutas lavadas, la prensa mostraba al ministro de Agricultura comiendo frutas sin lavar, y al ministro de Vivienda tomando agua sin hervir. Esta falta de una política clara hizo que no se pudiera controlar la peste de manera rápida y oportuna. Y es que la actitud de Fujimori y sus demás ministros obedecía a las presiones de la CONFIEP, que le reclamaba por la caída abrupta de las exportaciones de pescados y demás alimentos. Puso por delante los intereses de grupos económicos a la salud del pueblo. Hacia setiembre la epidemia empezaba a desvanecerse.

Al año siguiente, el 5 de abril de 1992, Fujimori da un golpe de estado cerrando el Congreso y el Poder Judicial; en noviembre del mismo año el General Salinas Sedó intentó recuperar la democracia obligando al japonés a refugiarse en su embajada(Japón), los ánimos quedaron muy alterados la presión interna e internacional obligaba a Fujimori a convocar un Congreso Constituyente que creó la Constitución de 1993, documento que trajo consigo cambios en el funcionamiento del Estado, dándole más poder al Presidente y recortando los poderes del Congreso; además de reducir el poder fiscalizador del Estado en diferentes áreas. En este ínterin se creará el psicosocial de Sara Ellen, supuesta bruja que resucitaría de su tumba ubicada en el cementerio de Pisco para vengarse. 
Esta crónica vampiresca fue  difundida por los programas periodísticos y fue titular de la prensa chicha, llegando a televisarse en vivo el espectáculo. 


El resto de su gobierno veríamos todos los días a brujos y chamanes inundando las pantallas del televisor, siendo entrevistados hasta en los noticieros. Fujimori será televisado en las Huaringas con chamanes que le rezan y le escupen alcohol en la cara. 
Se había llegad al acto más supremo del control de la mente de un pueblo aterrado, agobiado, cansado y debilitado por la falta de ingestas necesarias para vivir.


Hoy día este remedo de fujimorismo intenta asustarnos con el mausoleo de terroristas y la amenaza de muerte de una congresista de esta banda, cuando el tema se centra en el fortalecimiento de la Unidad de Inteligencia Financiera: tema que los puede dejar al descubierto.

El fujimorismo y los psicosociales, una antigua costumbre El fujimorismo y los psicosociales, una antigua costumbre Reviewed by Alberto Paz de la Vega on 22:42:00 Rating: 5

No hay comentarios

Tus comentarios son muy importantes

Travel everywhere!