El Espiral No. 13: La paja en el ojo ajeno

"Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es debido a que temblamos

 por nosotros mismos”. Oscar Wilde

Estoy por cumplir un año de convivencia con mi madre. Nos separamos como nueve años, básicamente por cuestiones laborales: ella vivía en Jauja y yo en Lima. Volver a vivir juntas no fue tan sencillo, mi sensación era como si demonios antiguos revivieran.

Mis pensamientos recurrentes sobre la situación eran “me siento invadida”, “no tengo nada”, “me quiero ir”, “no la aguanto”, “no me quiere, nunca me quiso”, “me asfixia”, “me siento rechazada”. Bajo esos pensamientos, mis actitudes —la mayoría— se tornaban a estar a la defensiva. Pese a haber trabajado muchos temas en mí, la relación con mi madre no necesariamente fue uno de ellos.

Emocionalmente estaba entre la tristeza y la rabia. Cuando platiqué de esta situación con una amiga, me dijo que quizá había llegado el momento de trabajar la relación con mi madre y el universo me estaba brindando esa oportunidad. Después de esa conversación, tuve un avistamiento de luz, empecé a reflexionar y, efectivamente, mi actitud solía ser de pelear y huir (de ella). ¿Y desde ahí qué podía crear? Pues “reflujo gastroesofágico”. ¿Qué es esto? El reflujo es una forma de mostrar todo lo que no acepto, lo que rechazo “del otro”. Según la medicina tradicional china, para que tu vida sea virtuosa y saludable, es importante que los vínculos sean armónicos.

¿Y cómo podía armonizar el vínculo con mi madre? Lo primero era querer que eso pase. Y para eso, debo agradecer a la coach transpersonal que me pudo acompañar en ese proceso, donde poco a poco pude descubrir, por mí misma, qué necesitaba nuestra relación madre–hija. En principio, algo que vi es que “mi madre es un espejo” y que todo aquello que no me gusta, en alguna forma, refleja lo que no he resuelto de mí misma. Y claro, en realidad, nos vemos a través de los otros, dado que no hay un ejercicio de autoexploración. Otro punto clave fue la forma de comunicarnos: debido a la cercanía, hay un trasfondo de obviedad permanente que hacía que supongamos todo y, por ende, los pedidos eran incompletos. Como resultado, nos enojábamos porque lo que se pedía no estaba hecho como uno quería, sino como el otro imaginaba. Para eso, la meditación y vivir el momento presente ayuda. Lo está haciendo conmigo. Aún no en un grado óptimo; sin embargo, al estar practicándolo junto a mi madre está ayudándonos, entre otras cosas, a mejorar la comunicación.

Ver la paja en el ojo ajeno —o juzgar— es lo más sencillo. Lo hemos aprendido y al vivir en una sociedad que constantemente lo hace, de alguna manera estamos condicionados. Si vemos más allá de lo evidente, podríamos empezar a ver un poquito más: la virtud en “el otro”.


*Ambas somos signo Gallo J

Carla Giannina Jiménez
(Coach ontológico y life coach)

El Espiral No. 13: La paja en el ojo ajeno El Espiral No. 13: La paja en el ojo ajeno Reviewed by Javier Ormeño Incio on 18:56:00 Rating: 5

No hay comentarios

Tus comentarios son muy importantes

Travel everywhere!