[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
editorial
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Redacción La Rana
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
RecuerdosDeMiercoles
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
noticias
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

El espiral No. 16: Sentido en el Sin-sentido

por Carla Giannina Jiménez

"El bosque en la tierra crece hacia arriba”
Hexagrama 46: Sheng


La sensación es como si hubiesen pasado años cuando en realidad, han transcurrido siete meses calendario desde que dejé de escribir. Ahora, retomo con curiosidad y con un espíritu renovado.

Las pausas en mi vida han sido pocas, siempre he tenido como el ímpetu de hacer y hacer sin parar; de hecho, me gusta estar en movimiento, lo disfruto. Sin embargo, estas dos últimas décadas ‘el cuerpo’ ha sido el intermediario y me ha provisto de mensajes a través de estados adaptativos de salud (enfermedades) de cómo estaba conduciendo mi vida. Desde mi antigua mirada, yo me había convertido en una exterminadora de la enfermedad, buscaba eliminar cualquier síntoma y estar nuevamente lista para volver al ruedo y seguir con mi vida; hasta que el 2005 me diagnosticaron que era alérgica a los antinflamatorios (aines), creo que fue un mensaje claro del universo: “no más anestesia, contempla la enfermedad como un estado de transformación de tu ser” y, a partir de esa fecha, disminuí el consumo de paliativos e inicié una búsqueda distinta para sanar.

Según la medicina tradicional China, el dolor –físico o del alma- aparece como una manifestación del cielo que nos avisa que nos hemos descarrilado de nuestro propósito de vida. En ese sentido, el dolor es necesario, se convierte en una alarma.


Era fines de mayo y me encontraba en clases muy contenta; soy profesora en un instituto, estaba al medio explicando un tema, (normalmente pongo a los y las alumnas en ‘u’ invertida para poder mirarlos y establecer conexión) estaba tan entusiasmada con el tema y de un momento a otro mi mente se nubló, las piernas se doblaron, el respirar y hablar se tornaron difíciles. No entendía nada. Yo quería seguir hasta que dije: “No sé qué me pasa” y los alumnos de inmediato me ayudaron y fueron por ayuda.

A partir de esa fecha los días cambiaron, sentía miedo por los síntomas súbitos. Lo único que me repetía es que estos episodios estaban trayendo un mensaje que no sabía bien cual era. Al comienzo sentía resistencia, lloraba de impotencia, no había vivido antes una situación parecida, me rendí y poco a poco me sumergí en la incertidumbre – al mundo del saber- y contemplar ese movimiento… decidí recurrir a mi maestro Martos e iniciamos el camino de ‘lo siempre posible’.


En todo ese tiempo no dejé de contemplar cada día, siento como si ‘los ataques de pánico’ me devolvieran al momento presente, al aquí y al ahora, era increíble, cada instante sin pánico se convertía en un momento glorioso. El siguiente paso fue cesar la lucha contra el pánico y entrar en una dinámica de humildad y amor para escuchar, ¿a qué se debía la inquietud del emperador corazón? Y lo que sentí es que mi alma, necesitaba cAlma… ¿y cómo habitar la calma? Me fui dando cuenta que cuando entro en una dinámica de competencia con otros, la pierdo mientras que el arte, el descanso, el humor y el cielo a través de sus intermediarios me ayudan a retornar al origen, el “para qué vine a este mundo”

Después de contemplar esta experiencia significativa y llena de regalos, me quedo con algo que transmitió el maestro J.L.P en Cumbayá, Quito: “Somos seres sanos con una particularidad porque si partimos de ser un modelo saludable vamos a seguir siendo saludables” Y le agregaría, “si cesamos de luchar y entramos a un estado de contemplación, las posibilidades son infinitas como el universo”

Imagen relacionada

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar