[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
editorial
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
RecuerdosDeMiercoles
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

El Espiral No. 4: El arte de soltar


 “Tanto ama el árbol la hoja que la deja volar en otoño” Brontis Jodorowsky
El texto “Tao Te King” o el libro del “Camino y de la virtud” escrita por Lao Tse, transmite la filosofía de la naturaleza y cómo ésta puede guiar la vida de los seres humanos.
Mi primer acercamiento a este texto fue a través de los seminarios de una escuela de acupuntura; mi comprensión de la vida se amplió, no es un texto de fácil comprensión sin embargo, si llega a tus manos lo irás entendiendo con el tiempo , más aún si la naturaleza te cautiva como a mí .
El libro es corto y denso, cada capítulo profundiza un tema, en esta oportunidad veremos lo que está ligado al “desapego o el arte de soltar”.
Cuántas veces nos ha costado dejar a una pareja, dejar hábitos nocivos, dejar ciudades, dejar a la familia, dejar al colegio, dejar y dejar : ¡es un desmadre!. No estamos preparados(as) culturalmente.
Recuerdo que de adolescente me convertí en una “acumuladora, coleccionista”, generaba hábitos de apego hasta con lo más diminuto, guardaba y guardaba de todo, bajo la frase: “todo es importante y tiene un gran significado para mí”; parecía un ekeko (ja, ja, ja).
Repitiéndose el patrón en el mundo emocional, me guardaba todo, no solía expresar mis emociones, y eso se fue reflejando en mi salud (estreñimiento, dolores de garganta, faringitis, bronquitis). La comprensión profunda de estos hechos vinieron a los 29 años, en las pláticas con Leopoldo, el maestro acupuntor y también al contemplar la naturaleza.

“El ´hombre` sabio deja que las cosas sigan su curso natural” 

Tao Te King


Noté que el otoño nos enseña a soltar, porque los árboles no se aferran a las hojas secas, simplemente las dejan; ese acto nos invita a reflexionar.
¿Qué necesito depurar y soltar en esta experiencia de vida o etapa de mi vida?; y ¿por qué nos cuesta soltar, desapegarnos de algo a diferencia de la naturaleza que fluye?, ¿será acaso por miedo a perder lo que logramos conseguir con esfuerzo, sacrificio por una aparente creencia que “eso” es lo único que tenemos o porque “eso” me da seguridad para subsistir, sin “eso” mi vida sería caótica?. Lo que puedo reconocer es que como no aprendemos a vivir y sacarle aprendizajes a lo caótico, se genera mucho miedo, el cual nos lleva a la parálisis y a la inacción, evitando la re-invención.
Y qué puedo aprender del desapego, ¿acaso esa acción me lleva a ganar algo?
La respuesta es sí, los regalos del desapego, en realidad, son muchos; cuando aprendemos “el arte de soltar”, aprendemos a honrar a nuestro ser, damos cabida a los nuevos ciclos, abrimos espacio a lo nuevo, a la re-invención, desafiamos nuestra zona de confort y nos atrevemos a vivir en libertad y dignidad.
Como obsequio quincenal, una pieza bella de Alejandro Jodorowsky: un cuento corto.

El desapego…

En un puerto del mar de la China, había numerosos barcos a punto de embarcar, todos cargados hasta los topes de joyas, de sedas y de otras mercancías valiosas. Los mercaderes que los habían fletado se alegraban de llevarse todos estos tesoros a su país natal. Poco antes de su partida, se les anunció que se preparaba una tempestad en alta mar y que sus barcos, cargados en exceso, no podrían resistirla. Pero los mercaderes, haciendo caso omiso de esta advertencia, decidieron partir sin más tardanza. Sólo uno de ellos descargó su barco y se hizo a la mar vacío. Más tarde, cuando se desencadenó la tempestad con una violencia extrema, los barcos demasiado cargados se hundieron. Únicamente el barco vacío permaneció a flote y pudo recuperar a todos los náufragos.
Alejandro Jodorowsky, en “La sabiduría de los cuentos”

Escrito por:
Carla Giannina Jiménez (coach ontológico y de vida) carlagianina@gmail.com

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar