[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
editorial
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

Homofobia e intolerancia a donde vayas


Escribe:
Javier Ormeño Incio
Director de LaRana.pe

@Jormenoi

Hoy - como todas las mañanas - subí al bus que me transportaría a mi destino y me senté muy tranquilo a escuchar música y contemplar cuanta gente subía y bajaba del carro (es bastante curioso, ¿no?).

Subió una pareja de chicos, si, dos hombres que no encontraron asiento y estuvieron parados cerca mío, optando yo a llevar la mochila de uno de ellos pues, aparentemente pesaba mucho.

Todo transcurría con normalidad, la gente con sus celulares, leyendo los diarios de rápida lectura (entiéndase como diarios chicha) y estos dos muchachos conversaban muy felices entre sonrisas y cumplidos.

En eso uno de ellos le dice al otro muy tiernamente algo como esto:
"Oye, eres un lindo; te adoro, en verdad te adoro"
La efusividad fue tanta que alzó un poco la voz llamando la atención de todos los que estábamos en el vehículo; el otro muchacho - como ha de ser natural ante el estímulo provocado por las palabras de tu pareja - le da un beso.

Esto no tendría porque ser relevante pues, en cualquier momento, en la calle o donde sea yo podría haber experimentado una escena similar con mi novia y sería igual de bonito pero, una señora alzó la voz en tono de protesta y muy 'indignada' emanó lo siguiente:
"Ya tampoco se pasen, ya nos dimos cuenta que son "cabros", así que no hagan sus "cochinadas" en público"

La gente comenzaba a balbucear, murmurar y uno de los chicos se sintió mucho más incómodo que el otro; atiné a darle una palmada en el brazo y decirle: lamentablemente hay gente así en todos lados, tranquilo. 
No se si por la incomodidad del momento o porque llegaron a su destino, bajaron a los pocos minutos del vehículo.

Nuestra ciudad - y no quiero imaginar como será en otras partes del país - mantiene consigo prejuicios y odios hacia personas que tienen orientaciones sexuales distintas a la heterosexual.

¿Qué tiene de malo? ¿se puede saber? 
Con la simple premisa de que todos podemos hacer con nuestra vida lo que nos viene en gana - sin hacer daño a otra persona - tendríamos suficiente argumento para dejar de tachar a seres humanos que no están ni enfermos, ni tienen algún tipo de problema. 
La homosexualidad es tan natural como la heterosexualidad, el amor es amor, de donde venga y hacia donde vaya.

Espero pronto podamos vivir en un país menos homofóbico, menos prejuicioso y más justo.

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar