[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
editorial
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
RecuerdosDeMiercoles
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

El asesinato del guardián Ramírez Huamán y la creación de áreas de espanto y terror en el Callao


Cuando el entonces Alcalde Municipal del Callao Alexander Kouri Boumachar, incluía dentro de sus filas al “Loco Perochena” se daba inicio a la construcción de la “red del espanto” en la política chalaca. Los bajos fondos llegaban por primera vez al poder en inusual alianza política con Chimpum Callao ¿Que buscaba con esta cooperación kouri?, pues construir un área de inviolabilidad, un espacio de soberanía y a su vez una zona de terror para que puede fluir el narcotráfico.

El área de espanto así creada le permitió a las fuerzas del crimen avanzar en una concentración espacial y dominio territorial de tal magnitud que la carga afectiva y visual ante el vecino chalaco quedó expresada y respaldada ahora políticamente con la organización del crimen, aumentando con ello su eficiencia y eficacia. Cualquier problema ellos lo solucionarían con las armas.

El choque visual de las bandas que se formaron alrededor del ciudadano común y corriente sirvió para alejarlo de la protesta y la organización vecinal autónoma, sembrando con esto el temor y desconcierto en el chalaco común.

Pronto esta red criminal daría sus frutos, cuando de manera salvaje sea atacada la, señora Rosario Castillo, representante de Acción Popular por estas huestes que eran dirigidas en ese momento por Víctor Albrecht en una audiencia pública realizada en el Real Felipe, consumándose con ello el control de todas las futuras asambleas. El espanto hacía su aparición de manera eficaz en el morador chalaco y nunca más Chimpum dejaría de usarlo contra los opositores políticos.

Como se sabe en la sicología de masas, para que el espanto sea eficaz este no puede ser anónimo, tiene que tener rostro, por ello se siguieron contratando visibles representantes del crimen organizado, es así como veremos desfilar a Sánchez Bedón, el Loco Aldo, Wilbur Castillo, caracol, entre los más ranqueados formando parte del grupo de seguridad ciudadana de esta organización política.

De esta forma se segmentó el territorio del Callao y se le entregó a cada banda un espacio que aún hoy, a pesar del Estado de Emergencia, lo hace valer a sangre y fuego.Tanto Felix Moreno como Juan Sotomayor siguieron con este sistema de alianzas que tantos reditos políticos les viene dando, a ello se sumaron los demás alcaldes de sus listas y hoy en día pretenden aplicar este mismo modelo en las elecciones congresales yendo en alianza con el APRA y el PPC, y colocando además en otros partidos políticos a sus más leales representantes, caso Albrecht en Fuerza Popular, Gioconda Tripi en Peruanos por el Kambio, y en  Alianza por el Progreso APP a Rogelio Canches.

Si realmente quisiéramos desterrar la violencia de las calles del Callao debemos de acabar con los que han engendrado estos espacios de terror, estás zonas liberadas y que ahora fingen luchar contra el crimen organizado, llegado hasta el atrevimiento de liderar el Estado de Emergencia.

El asesinato del guardián Ramírez Huamán está inmersa dentro de esta lógica perversa y no hace más que refrendar lo que desde hace varios años venimos denunciando. La organización política llamada Chimpum Callao y su socio Vamos Perú son asociaciones delictivas y no organizaciones políticas por lo que deben ser proscritas por la salud democrática del puerto y del Perú.

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar