[Lo Último][6]

Sociedad
Politica
Callao
Mundo
Julia Schabauer
Martín Soto
Carla Giannina Jimenez
Política
Alberto paz de la vega
Fernando Bravo Prado
Javier Ormeño
Deportes
Bryan Castillo
Elvis Añanca B.
Estado de Emergencia
Social
Carmen de la legua
Christian Alania
DE CHALACOS ES
Elecciones 2016
Ernesto Linares
Fujimori
5 de Abril
Acción Popular
Delincuencia
La Punta
Manuel Calongos Curotto
Manuel Encalada
PPK
Ventanilla
Cultura
Dia de la Mujer
Doris Vasquez
Homofobia
Keiko Fujimori
La Perla
ONPE
Ollanta Humala
Opinión
Redacción La Rana
Transporte
coordinadora recuperando el Callao
editorial
#Paraguay #golpe #democracia #unidad #Latinoamerica
9na
Alan García
Alex Kouri
Apra
Barnechea
Chim Pum Callao
Ciudad
Contaminación
Día de la Mujer
Economía
EjerciciosDeMemoria
El gran combo
Emprendimiento
Felix Moreno
Fernando Olivera
Fujimorismo
Félix Moreno
Gobierno Regional del Callao
Guzman
INPE
JNE
Jaicec Espinosa
Julio Guzman
Kuczynski
Lima
Lima Metropolitana
Luigi Castro
Luis Mellet
MINAM
Manuel Neciosup
Martín Morales
Matrimonio Igualitario
Mi Peru
Municipalidad
Museos
Ola morada
Omar Marcos
Orlando Agurto
PNP
Penal
Peru
Ronald Soto
Salud
Sarita Colonia
Sodalicio
Soy mujer y paro la olla.
Sport Boys
Stand up
Tristeza
UARM
Universidad
Victor Albrecht
caudal
democracia
río Rímac
senhami
victor quispe canchari

El Espiral


El espiral es un arquetipo muy recurrente en la naturaleza y en el arte de todas las culturas humanas. Sin ir muy lejos las encontramos en los geoglifos de Caral - la segunda civilización más antigua del mundo después de Mesopotamia - y en las Líneas de Nazca en Perú.
En el mundo arquetipal significa “fertilidad”, “el inicio y el fin”, “nacimiento y finitud”, “transformación” y en esa alusión nace este espacio con el fin de contribuir en el crecimiento y desarrollo personal de cada ser.

El ser humano está inmerso en un proceso constante de impermanencia es decir, nace-muere a cada instante, como bien lo señala Heráclito en su frase conocida: “Todo fluye, todo está en movimiento y nada dura eternamente. Por eso no podemos descender dos veces al mismo río, pues cuando desciendo al río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos”

Sin embargo ese proceso pasa desapercibido dado que vivimos inmersos en la rutina de la vida: trabajo, estudios, familia, etc. más aún en estos tiempos donde se vive esta declaración “Todo es para ayer” y ya no das espacio ni para respirar, dejando de vivir “el presente, el aquí y ahora” Hasta que se crea un punto de quiebre en tu vida (desde afuera o por ti mismo) y podríamos denominarlo “la muerte iniciática” que es una forma de despertar o renacer; en la India se le denomina “el nacido dos veces” y en esa fase, naces a una forma de sentir, ver, de percibir; esta muerte iniciática se manifiesta a través de: La enfermedad, vejez o muerte, para los budistas son “los mensajeros divinos” porque a través de ellos tu vida cobra otro sentido, en ese momento o en otro.
San Juan de la Cruz (1542 – 1591), en su Libro “La noche oscura del alma” transmite esa sensación del morir, aquí un poema acompañado del fondo musical de Loreena Mc Kennitt quien compuso una canción inspirada por este poema.



La noche oscura


Canciones del alma que se goza de haber
llegado al alto estado de la perfección,
que es la unión con Dios, por el camino
de la negación espiritual.

1. En una noche oscura
con ansias, en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

2. A oscuras, y segura,
por la secreta escala disfrazada,
¡Oh dichosa ventura!
a oscuras, y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

3. En la noche dichosa
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía,
sino la que en el corazón ardía.

4. Aquésta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

5. ¡Oh noche que guiaste!
¡Oh noche amable más que la alborada:
oh noche que juntaste
Amado con Amada.
Amada en el Amado transformada!

6. En mi pecho florido,
que entero para él sólo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

7. El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

8. Quedéme, y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

Acerca de Larana.pe

Propuesta que busca hacer de la comunicación una herramienta para empoderar a la ciudadanía a partir de contenidos atractivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes

Comienza a escribir y presiona enter para buscar